El Árbol de Casandra


Esta historia se originó en la zona central de Gran Canaria, en un envase llamado “La Presa de las niñas”. Donde se encuentra el famoso Árbol de Casandra, poseedor de una de las leyendas más populares de esta región.

Se dice que Casandra apenas siendo una adolescente dio a luz a dos mellizos, hijos de Iván. La joven temerosa de que el padre de los niños la abandonara al dejar de ser tan hermosa, buscó una manera de permanecer siempre bella, llegando a tener la enfermiza idea, de contactar con el Diablo, el cual sorprendentemente atendió a sus llamados y le pidió sacrificar a sus mellizos a cambio de la belleza eterna. Ella; metida en su obsesión no dudó en lo pactado y aceptó realizar el horrible tributo.

El momento ideal para realizar el sacrificio fue una noche de luna llena, en la que todo el valle se alumbraba con ella, pero las negras intensiones de la muchacha hacían que la oscuridad se esparciera. Casandra llevó a sus hijos hasta aquel árbol, según lo había pedido Satanás, con el puñal en mano, estaba dispuesta a sacrificarlos; pero Iván la descubrió, y para defender a sus bebés, la encadenó al árbol y la quemó, como se quema a una verdadera bruja, teniendo como música de fondo las carcajadas de Satanás.

Desde entonces, muchos afirman escuchar por la zona los alaridos de una niña y el metálico arrastrar de unas cadenas. Y que allí, a una altura visible del árbol se puede ver escrito “Casandra & Iván”, apareciendo y desapareciendo, junto al alma intranquila de la joven que aún sigue penando alrededor del árbol donde la quemó viva el mismo hombre con quien vivió su gran historia de amor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>