Archivo de la categoría: Cuentos de terror

Cuentos de terror

Cuento de terror sólo necesito un cuerpo

Cuento de terror sólo necesito un cuerpo

En los pasillos de los hospitales se escuchan leyendas y cuentos de terror, no sólo de la gente que está inquieta esperando a saber la situación de su familiar, sino también de los médicos y enfermeras que allí laboran.

Demetrio estaba demasiado familiarizado con las leyendas y cuentos de terror de los nosocomios. Por eso, no quería operarse. Sin embargo, su situación de salud era tan apremiante que lo único que le quedó por hacer fue acudir a la clínica practicarse una cirugía.

El tiempo que pasó en la sala de operaciones mientras le suministraban el anestésico, fue terrible. Su subconsciente lo empujaba a pensar que tal vez algunos de los galenos que participaran en la extirpación, le pudieran robar un riñón o algo que necesitaran para otro paciente.

Luego de contar hasta siete, quedó profundamente dormido y sólo de vez en cuando lograba escuchar las voces lejanas de la gente que estaba trabajando en el quirófano.

Después despertó en la sala de recuperación. Junto a él había varias camillas con gente lanzando alaridos de dolor al aire. Demetrio aguardo pacientemente hasta que vio pasar a una mal encarada enfermera y alzando la voz lo más que pudo le cuestionó:

– ¿Cuándo me van a trasladar a mi cuarto?

– Ay señor no ve que estoy muy ocupada. Yo que sé, el médico encargado de su cirugía es el único que puede darle esa información.

– Muy bien, entonces le pido que le transmita esa pregunta al doctor Cepeda por favor.

– ¡Qué pena! Fíjese que no se va poder. El cirujano Cepeda ya se fue a su casa. Así que me temo que tendrá que pasar la noche en esta sala. Dijo riendo burlonamente.

Demetrio agachó la mirada tratando de resignarse. No obstante, aproximadamente 15 minutos después de esa charla, un médico residente le mencionó:

– Me enviaron por usted. Muy pronto sus molestias desaparecerán.

– Vaya, hasta que veo un poco de camaradería en este hospital. ¿A qué piso seré trasladado?

El tipo no respondió. Demetrio quedó boquiabierto al notar que el supuesto médico se estaba transformando en una momia viviente. Luego el engendro pronunció estas palabras:

“Sólo necesito un cuerpo para volver a la vida”.

Acto seguido, ató el cuello de Demetrio con una de las vendas que colgaban de su brazo y lo asfixió sin que nadie viera nada. Posteriormente, tomó posesión de la entidad corpórea y salió caminando tranquilamente.

Las vacas mutiladas de Salliqueló

Las vacas mutiladas de SalliquelóNumerosas vacas fueron encontradas mutiladas de forma extraña en la localidad de Salliqueló en la provincia de Buenos Aires. Esta localidad es conocida por la cantidad de campos y por la cría de ganado bovino. Las mutilaciones son graves y muchas de ellas no parecen haber sido realizadas por humanos. El mismo tipo de mutilaciones en animales de campo fueron reportados en los años ’60 en Puerto Rico y en los ’70 en Estados Unidos. Nunca se hallaron ladrones de ganado o delincuentes asociados a estos casos, ni testigos que hubiesen visto lo que pasó. Llama la atención a los criadores que al encontrar estas vacas mutiladas, el resto de la manada se niega a acercarse al igual que los perros cuidadores de ganado. Tampoco se acercaban los predadores incluso cuando tenían las vísceras al aire.

Los primeros animales que se encontraron mutilados en Saliquelló, mostraban los mismos cortes. Presentaban faltante del cuero, lengua, músculos, ligamentos y cartílagos en la mejilla izquierda. El corte tenía forma de triángulo, aunque también se han encontrado cortes rectos o circular perfecta. Al lado de los cadáveres no se encontraron huellas de pataleo ni de forcejeo del animal.
Los cortes presentaban una tecnología similar al láser, con los bordes “aserruchados” del cuero estaban hechos a bisel y con un elemento que genera temperatura al corte. Sin duda son cortes limpios y estudiados realizados por la tecnología.

Evidentemente se había utilizado una metodología especial para realizar estas amputaciones desconocida por los ganaderos. Esta noticia provocó gran revuelo en la ciudad y en las localidades vecinas hasta que se multiplicaron los casos y se hicieron conocidos a nivel nacional.
Las mutilaciones cesaron repentinamente después de un par de años de sucederse continuamente en casi todo el sudoeste de la provincia de Buenos Aires.

Algunos campesinos han reportado luces en el cielo coincidentemente con las muertes y mutilación de ganado. También se ha reportado la desaparición de ganado lo que muchos asocian con abducciones extraterrestres que podrían haber llevado a cabo junto con las mutilaciones.

El cumpleaños de Cayetano

El cumpleaños de Cayetano

– ¡Niños, vengan a comer un pedazo de pastel! Dijo la mamá de Cayetano.

Los infantes corrieron en la mesa y comieron golosinas, pastel y refrescos.

– Hijo ¿por qué no empiezas a abrir tus obsequios? Dijo su padre.

– Si Papá.

Cayetano fue abriendo uno a uno los presentes. Un alto porcentaje de las cajas contenían ropa, lo que sin duda alguna desanimó al niño de nueve años, aunque trataba de disimular su frustración con una leve sonrisa.

– Ahora abre el regalo que te envió tu tío Alberto. Mencionó su madre.

– ¡Wow! Es un libro de aventuras de historias de miedo. Hoy mismo comenzaré a leer un cuento de terror corto de los muchos que trae.

La fiesta siguió su curso (hubo piñata, mago y payaso). Exactamente a las siete de la noche, los padres de los niños invitados, comenzaron a llegar para recogerlos.

– ¿Te la pasaste bien hijito? Le cuestionó su madre.

– Si mami. Muchas gracias a los dos. Estuvo muy divertido.

– Bueno además de la fiesta de tu cumpleaños, tu madre y yo quisimos hacerte un regalo sorpresa. Te está esperando en tu alcoba.

Cayetano fue a su cuarto pensando que por fin sus papás le habían comprado la consola de videojuegos que tanto les había pedido.

Mientras tanto, sus padres tenían una ligera discusión en la cocina.

– ¿Porque no me dijiste nada acerca de ese obsequio sorpresa?

– Lo siento mujer, lo que pasa es que creí que ibas a decir que no, puesto que sé que no te gustan las mascotas.

– ¿Quieres decir que le compraste un perro a Cayetano?

– No exactamente querida, es un gatito. Le compré el pequeño felino que le gustó tanto aquel día que salimos a pasear

– Es que no era que le gustara ese gato. Sino que sintió mucho miedo cuando lo vio. No paró de hablar de eso en toda la semana. Pero como tú nunca estás aquí a la hora de comer, no te enteras de nada.

En eso estaban cuando escucharon unos fuertes ruidos provenientes del cuarto de Cayetano. Al abrir la puerta, vieron horrorizados como el animal le había mordido la yugular a su hijo y lo había matado instantáneamente.

Cosa de amigos

cuentos de terror infiernoEse despertar no fue como algún otro que recordara, el olor a azufre raspaba su garganta, y los estruendos del choque de metales se clavaban en su cabeza como taladro en funcionamiento. Recordaba bromas pesadas por parte de sus amigos después de una gran borrachera y estaba seguro que lo había ido a tirar en alguna fábrica.

Se puso de pie con dificultad, la resaca y el ruido no eran buena combinación, ni siquiera le dejaban disfrutar de una visión completa. Sabía que era inútil gritar, ni el mismo podía escuchar su voz en medio de aquel escándalo; además, sus compañeros no arruinarían una broma tan buena saliéndole al paso. Así que no quedaba de otra, que buscar la salida el mismo. Sigue leyendo