Ex-Hospital San José

leyendas de terror hospitalEl Ex hospital San José, ubicado en la comuna de Independencia, ciudad de Santiago de Chile fue abierto en 1872, en plena epidemia de cólera, este destino era el peor para los enfermos, porque significaba solo una cosa: que estaban desahuciados y solo funcionaba como una sala de espera, mientras les llegaba el turno de ir a parar al Cementerio General, del cual solo lo separaba un muro.

Ese lugar que se dispuso aislado de la ciudad para evitar posibles contagios, sirve hoy día para albergar diversas corporaciones, siendo los empleados de estas, quienes reportan las apariciones de doctores, monjas y enfermos, que alguna vez pasaron por el edificio.

Las apariciones más famosas son las de las monjas fumadoras, que se pasean por el norme jardín y los largos pasillos del edificio, se dice que sólo aparecen cuando se cierran las puertas del recinto. Estas religiosas pertenecieron a la orden de las Hermanas de la Caridad, un grupo de valientes mujeres que cuidaban a los enfermos de forma voluntaria cuando nadie más quiso hacerlo.

Otra de las apariciones corresponde a un doctor que atraviesa las paredes. Se trata de un hombre alto y delgado que vaga por uno de los pasillos y atraviesa la pared que separa el hospital del Cementerio General. También se ha notado la presencia de un fraile paseando por los parques que separan los pabellones médicos. Usa un hábito café con capucha y jamás se descubre el rostro, por lo que muchos han llegado a pensar que no tiene cabeza.

En una época este hospital funcionaba como maternidad, se dice que de esta etapa se desprende la mujer de rojo que aparece en los rincones más oscuros, su presencia ha logrado inquietar a más de uno, por la forma tan segura en que se desplaza, buscando un niño que necesite de sus cuidados.

En fechas más cercanas, se usó el viejo hospital como locación para el reality show, “El juego del miedo”, que pasó desapercibido. Después se montó un espectáculo a manera de Tour, con actores representando los fantasmas mencionados, aunque esto tampoco tuvo mucho éxito, terminaron siendo simplemente recorridos normales por el recinto, dejando las psicofonías y zonas exclusivas del hospital para Tours Premium, es durante este trayecto que las personas han experimentado empujones, tirones de cabello, tropiezos y frio en la zona donde descansaban los enfermos en peores condiciones.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *