Leyenda de la inmortalidad de Alcmena

Si nos remontamos miles de años atrás, hubo una época en la que las personas creían en los dioses del Olimpo, quienes tenían grandes poderes sobre los mortales. Había gran variedad de ellos, por ejemplo, Poseidón era el gran dios del mar, Apolo dios del Sol y la música, Artemisa diosa de la virginidad y el parto, la famosa Atenea, diosa de la sabiduría. Leyenda de la inmortalidad de Alcmena

Pero el más importante de ellos era Zeus, dios de todos los dioses, también conocido como dios del trueno y del cielo, quien dirige el Olimpo y a todos los demás.

La leyenda cuenta que el poderoso Zeus se enamoró de la hermosa y deslumbrante Alcmena, una simple mortal, pero que poseía una belleza inimaginable. Alcmena era esposa de un importante rey, conocida por todo el pueblo como la mortal más hermosa jamás antes vista.

Era tal el sentimiento de el gran Zeus hacia ella que decidió concederle un deseo, el que ella quisiera, sin ninguna excepción. La bella Alcmena, después de mucho pensar, divagando entre más riqueza, sabiduría, y hasta podría pedir gobernar el mundo mortal, decidió que quería ser inmortal.

Tras la petición, Zeus cumplió su deseo, Alcmena no podía morir de ninguna forma, y ella contenta con su decisión.

Fueron pasando los años, y Alcmena fue envejeciendo poco a poco, vio morir a todos sus seres queridos hasta quedarse sola. Con el paso de los años ya no era la bella Alcmena que alguna vez fue, sino que si bien ella no moría, envejecía cada vez más.

Ya con un aspecto tenebroso se dice que Alcmena se paraba en las calles pidiendo a todo el que pasaba que intente matarla, no disfrutaba de su inmortalidad y probó hasta los más potentes venenos pero ninguno hacía efecto.

Cuenta la leyenda que Alcmena desapareció, luego de cientos de años, nadie sabe qué pasó con ella, y surge la gran duda ¿Seguirá viva en algún rincón del mundo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *