Mitos en Uruguay

Mitos en Uruguay

En Uruguay como en varios países del mundo, tienen sus mitos, sus leyendas, esas historias que fueron pasando de unos a otros, generación tras generación.

A continuación te explico alguno de los mitos que existen en Uruguay…

La luz mala

Este es uno de los mitos más famosos de Uruguay. Consiste en la aparición nocturna de una luz blanca brillante que flota a poca altura del suelo. Ésta puede permanecer inmóvil, moverse o en algunos relatos cuentan como aterroriza a alguien persiguiéndolo de un lado a otro. Muchas veces aparece a una distancia cercana al horizonte.

La llamada luz mala no es más que la luz resultante de la reflexión de la luz de la luna con los huesos de las vacas muertas en el campo. Al reflejarse por la noche produce esa luz que cuando la gente la ve le da miedo e incluso hacen rituales.

Punta del diablo

Los habitantes de Punta del diablo cuanta a los visitantes como hace muchos años se construyó sobre la costa de piedra una gran mansión que nadie sabía de quien era.

Algunos dicen que era de una mujer millonaria que no quería que se supiera de ella, mientras que otros cuentan no haber visto a nadie, como si la casa no tuviera dueño.

Lo cierto es que el silencio se combinó con la quietud de este hermoso lugar donde solo podemos escuchar el canto de los pájaros, el viento y las olas.

La construcción de esta gran mansión se hizo cuando todavía no figuraba en los mapas de Uruguay, y cuando ni siquiera había caminos por donde llevar el material para llevar acaso semejante casa.

Era un lugar inhabitable pero curiosamente pudieron hacer esta casa y no se sabe cómo. Pescadores de aquella zona dicen ser un sitio por el cual no podía prácticamente caminar.

Hoy en día esto ha cambiado, la millonaria fue la primera persona de este hermoso lugar pero nadie la conoce ni la ha visto jamás.

El mendigo del túnel 8 de Octubre

El túnel que une la calle 8 de Octubre con la calle 18 de julio en la ciudad de Montevideo, es protagonista de un mito de la ciudad de Montevideo que se dice de boca en boca, generación tras generación.

Cuentan que poco después de que ese túnel fuera estrenado, un mendigo que había bebido, que daba un vistazo a la nueva obra desde arriba y cayó al suelo al perder el equilibrio. Después desorientado, entró en la boca del túnel, tuvo tan mala suerte que lo hizo por el carril contrario y fue atropellado por un autobús.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *