Historia del Yeti

Historia del Yeti

Esta es una de las leyendas mitológicas más antiguas de las que el hombre tiene conocimiento. Lo sorprendente de la historia del Yeti es que a diferencia de otros seres fantásticos, esta criatura guarda cierta semejanza con nosotros ya que los rasgos característicos físicos que se le han asignado, son sumamente similares a los de los primates.

De hecho hay quien dice que el Yeti bien podría ser una combinación entre un simio y un orangután, sólo que éste camina en dos patas.

Investigadores del continente asiático han hecho diversas expediciones a zonas de difícil acceso en la cordillera de los Himalayas, pues se cree que esta criatura es demasiado escurridiza y puede mimetizarse con la nieve, ya que su pelaje de color blanco le proporciona un estupendo camuflaje natural.

Hace poco más de seis años un científico japonés, organizó un proyecto de investigación, cuya meta principal era justamente descubrir cuál fue el proceso de selección natural que permitió a esta criatura evolucionar no solamente a ese gran tamaño, sino que le brindó la oportunidad de poseer características particulares del “homo erectus”.

Mucha gente asevera que ha sido víctima de los ataques brutales del Yeti, más no existe ninguna prueba contundente que sustente esas leyendas.

Por otra parte, los software dedicados al manejo y a la mejora de imágenes, han hecho que los fotomontajes sean prácticamente imperceptibles para el ojo común. Por lo que, cada vez que se presenta evidencia de avistamientos del “Abominable hombre de las nieves”, se le pide a profesionales que analicen a conciencia cada una de las fotografías.

También existen revistas dedicadas a lo sobrenatural que ofrecen recompensas (ya sea en efectivo o en especie) a las personas que les otorguen pruebas de la existencia del Yeti.

Finalmente un dato que no debemos dejar de mencionar es que de acuerdo con las peculiaridades de los orangutanes, es prácticamente imposible que esa especie sobreviviera a las temperaturas que hay en un bosque de coníferas. A pesar de eso, continuaremos oyendo relatos de Yetis por muchos años más.

Mitos en Uruguay

Mitos en Uruguay

En Uruguay como en varios países del mundo, tienen sus mitos, sus leyendas, esas historias que fueron pasando de unos a otros, generación tras generación.

A continuación te explico alguno de los mitos que existen en Uruguay…

La luz mala

Este es uno de los mitos más famosos de Uruguay. Consiste en la aparición nocturna de una luz blanca brillante que flota a poca altura del suelo. Ésta puede permanecer inmóvil, moverse o en algunos relatos cuentan como aterroriza a alguien persiguiéndolo de un lado a otro. Muchas veces aparece a una distancia cercana al horizonte.

La llamada luz mala no es más que la luz resultante de la reflexión de la luz de la luna con los huesos de las vacas muertas en el campo. Al reflejarse por la noche produce esa luz que cuando la gente la ve le da miedo e incluso hacen rituales.

Punta del diablo

Los habitantes de Punta del diablo cuanta a los visitantes como hace muchos años se construyó sobre la costa de piedra una gran mansión que nadie sabía de quien era.

Algunos dicen que era de una mujer millonaria que no quería que se supiera de ella, mientras que otros cuentan no haber visto a nadie, como si la casa no tuviera dueño.

Lo cierto es que el silencio se combinó con la quietud de este hermoso lugar donde solo podemos escuchar el canto de los pájaros, el viento y las olas.

La construcción de esta gran mansión se hizo cuando todavía no figuraba en los mapas de Uruguay, y cuando ni siquiera había caminos por donde llevar el material para llevar acaso semejante casa.

Era un lugar inhabitable pero curiosamente pudieron hacer esta casa y no se sabe cómo. Pescadores de aquella zona dicen ser un sitio por el cual no podía prácticamente caminar.

Hoy en día esto ha cambiado, la millonaria fue la primera persona de este hermoso lugar pero nadie la conoce ni la ha visto jamás.

El mendigo del túnel 8 de Octubre

El túnel que une la calle 8 de Octubre con la calle 18 de julio en la ciudad de Montevideo, es protagonista de un mito de la ciudad de Montevideo que se dice de boca en boca, generación tras generación.

Cuentan que poco después de que ese túnel fuera estrenado, un mendigo que había bebido, que daba un vistazo a la nueva obra desde arriba y cayó al suelo al perder el equilibrio. Después desorientado, entró en la boca del túnel, tuvo tan mala suerte que lo hizo por el carril contrario y fue atropellado por un autobús.

La momia extraviada

La momia extraviada

Hugo era un reconocido escultor y restaurador de piezas antiguas. Un día su teléfono recibió la llamada de un hombre relacionado con el museo de las momias de Guanajuato.

– Necesitamos que venga para acá, pues algunas de nuestras piezas se han deteriorado mucho y hemos tenido que quitarlas del sitio de exhibición.

– En este momento no puedo, tengo otros compromisos. Pero le prometo que en cuanto yo me desocupe, me comunico con usted y si todavía requieren mis servicios estaré muy contento en ayudarle en lo que quiera. Se lo digo porque soy un ardiente apasionado de los mitos y leyendas mexicanas de los hombres cubiertos por vendas.

– Me temo que no podemos esperar. Si mira por la ventana, se dará cuenta que hay un auto aguardando por usted. Nos hemos comunicado con su anterior jefe y le hemos dado una indemnización monetaria para que le permitiera ir con nosotros.

– ¿Creé que yo soy una mercancía?

– Lo único que creo es que cualquiera tiene un precio y estamos dispuestos a pagarlo. Dígame ¿cuál es el suyo?

– Por fortuna, a mí el dinero no me hace falta. Ahora si ya terminó de hablar, le pido que me permita seguir trabajando en mis asuntos.

– ¡Espere! No cuelgue. Lo que ocurrió es que una momia se escapó del museo y al recuperarla, la gente de la galería le quebró una de sus piernas y no sabemos cómo unirla.

– ¡Me está tomando el pelo! Las momias no tienen vida propia.

– Las de este lugar si, el mito dice que cada 12 años, les es concedido a las momias volver a la tierra por espacio de 15 minutos. Gran parte de ellas permanecen estáticas, dado que sus parientes ya han fallecido. Pero otras, o sea, las más jóvenes sienten deseos de dar una vuelta por la ciudad.

– No sé si sea cierto su historia, pero debo admitir que me encantaría saber más acerca de la momia extraviada. ¡Salgo para Guanajuato ahora mismo!

Mitos de Irlanda

Mitos de Irlanda

Como en todos los países, Irlanda no podía ser menos y también tiene sus mitos y leyendas. Un mito son aquellas historias que pasan de generación en generación en las cuales se cuenta una historia del pasado para que niños hagan caso a sus padres o también entre adultos.

Irlanda guarda más de un cuentacuentos en la manga, tenemos por ejemplo, James Joyce, Oscar Wilde, Bram Stoker… son solo algunos de los que en la actualidad conocemos, que cuentan cuentos que hacen ellos basados en la antigüedad. Pero los mitos son algo diferente, ya están hechos y han pasado de una generación a otra.

Afortunadamente estas historias no solo se han pasado oralmente, sino también se han escrito para que hoy en día podamos seguir leyéndolos.

A continuación te presento los mitos más conocidos de Irlanda.

Los hijos de Lir

En un lugar frente al mar en BallyCastle, Antrim, yacen 4 cisnes suspendidos en el cielo, volando. Esta estatua simboliza los hijos de Lir, que eran 4 niños que fueron convertidos en aves por su malvada madrastra, que estaba celosa de ellos.

El cuento narra cómo pasaron 300 años los hermanos en Lough Derravaragh en Westmeath y en la isla de Inisglora frente a la costa de Mayo.

Encontraron refugio justo enfrente de donde se encuentra la estatua, la magnífica isla de Rathlin en Antrim.

Existen diferentes finales para este mito pero igualmente todos coinciden que fue en esta isla donde se volvieron a convertir en humanos y tuvieron su último aliento ya convertidos en personas.

Cú Chulainn y Ferdia

Otro de los mitos que existen en Irlanda es el siguiente. Cú Chulainn y Ferdia es la historia detrás de un nombre. En este caso el nombre es el lugar de Ardee en el condado de Louth.

Ferdia es un guerrero de Connacht al que el rey y la reina enviaron al rio para luchar con el poderoso Cú Chulainn.

La historia está en que estos dos guerreros eran hermanos adoptivos y mejores amigos. Durante 3 días están peleando y al tercer día por la noche se pusieron a curar las heridas el uno al otro. En un puente sobre el río Dee podemos encontrar su estatua que insinúa el final de la historia.

La estatua es de Ferdia yaciendo muerto y con Cú Chulainn cogiéndolo en brazos. La historia trae consigo una enseñanza.

Los Pooka

Los Pooka son duendes que se transforman en seres diversos, muy conocidos por todos los irlandeses. Son considerados como los seres más temidos en las islas Esmeralda. Este miedo puede deberse a que siempre salen de noche y disfrazados de maneras que dan miedo a la gente.

Siempre son vistos disfrazados con caballo oscuro, elegante, con ojos amarillos y sulfurosos, y una larga y salvaje melena.

La leyenda habla de estas criaturas malignas que viven en el condado de Down. Ahí es donde el Pooka se convierte en duende pequeño y deforme que exige una parte de la cosecha después de los trabajos. Por esa razón varios hilos, llamados “La parte del Pooka” son abandonados por los segadores.

Otra zona, como es el condado de Laois, el Pooka se convierte en un ogro grande, peludo, que aterroriza por las noches a sus habitantes. En Waterford y Wexford se convierte en un águila de gran envergadura. En Roscommon se convierte en un chivo negro de cuernos retorcidos.

Estos son algunos de los mitos que podemos conocer de los irlandeses.

El cumpleaños de Cayetano

El cumpleaños de Cayetano

– ¡Niños, vengan a comer un pedazo de pastel! Dijo la mamá de Cayetano.

Los infantes corrieron en la mesa y comieron golosinas, pastel y refrescos.

– Hijo ¿por qué no empiezas a abrir tus obsequios? Dijo su padre.

– Si Papá.

Cayetano fue abriendo uno a uno los presentes. Un alto porcentaje de las cajas contenían ropa, lo que sin duda alguna desanimó al niño de nueve años, aunque trataba de disimular su frustración con una leve sonrisa.

– Ahora abre el regalo que te envió tu tío Alberto. Mencionó su madre.

– ¡Wow! Es un libro de aventuras de historias de miedo. Hoy mismo comenzaré a leer un cuento de terror corto de los muchos que trae.

La fiesta siguió su curso (hubo piñata, mago y payaso). Exactamente a las siete de la noche, los padres de los niños invitados, comenzaron a llegar para recogerlos.

– ¿Te la pasaste bien hijito? Le cuestionó su madre.

– Si mami. Muchas gracias a los dos. Estuvo muy divertido.

– Bueno además de la fiesta de tu cumpleaños, tu madre y yo quisimos hacerte un regalo sorpresa. Te está esperando en tu alcoba.

Cayetano fue a su cuarto pensando que por fin sus papás le habían comprado la consola de videojuegos que tanto les había pedido.

Mientras tanto, sus padres tenían una ligera discusión en la cocina.

– ¿Porque no me dijiste nada acerca de ese obsequio sorpresa?

– Lo siento mujer, lo que pasa es que creí que ibas a decir que no, puesto que sé que no te gustan las mascotas.

– ¿Quieres decir que le compraste un perro a Cayetano?

– No exactamente querida, es un gatito. Le compré el pequeño felino que le gustó tanto aquel día que salimos a pasear

– Es que no era que le gustara ese gato. Sino que sintió mucho miedo cuando lo vio. No paró de hablar de eso en toda la semana. Pero como tú nunca estás aquí a la hora de comer, no te enteras de nada.

En eso estaban cuando escucharon unos fuertes ruidos provenientes del cuarto de Cayetano. Al abrir la puerta, vieron horrorizados como el animal le había mordido la yugular a su hijo y lo había matado instantáneamente.

La basílica de San Clemente

La basílica de San Clemente

– Padre, ya llegamos. Saliendo por la primera puerta de la estación, diríjase a la calle Palmas y de ahí siga derecho hasta llegar a la basílica de San Clemente. Dijo el conductor del camión.

– Gracias hijo por las indicaciones, espero verte el domingo en la misa.

Juan había sido enviado a ese pueblo para hacerse cargo del templo. A primera instancia le sorprendió que lo asignaran a él, siendo que tenía muy poco tiempo de haberse ordenado. Sin embargo, el motivo por el que sus compañeros, no aceptaban esa oferta, era porque se escuchaban cuentos de terror reales sobre esa región.

La gente que se cruzó por su camino, solamente se detenía a mirarlo unos segundos, murmuraba en silencio y luego continuaba haciendo sus actividades normales. Esto hizo que Juan sintiera que algo andaba mal.

Luego de una hora de caminar bajo el intenso rayo del sol, finalmente llegó a su destino. En la puerta de la basílica, fue presidido por don Anacleto, el encargado de mantener limpio el lugar.

– Por fin llegó padre, lo estábamos esperando desde ayer en la mañana.

– Sí, tuve que retrasar un día mí salida de la ciudad por motivos personales, pero ya estoy acá.

– Magnífico. Déjeme le muestro el lugar donde va a dormir y además le daré algo de comer, debe tener hambre.

– Gracias y sí, tengo un poco de apetito.

Anacleto le llevó un plato con pan y algo de carne. El filete estaba pasado y del bollo salieron un par de gusanos. Juan esperó a aquel hombre estuviera distraído y se deshizo de los alimentos, vertiéndolos en un basurero.

– Voy a recostarme un poco. Gracias por sus atenciones.

Juan ingresó a su habitación y al levantar las cobijas, vio que por entre las mantas salían diversos insectos rastreros.

– ¡Debo salir de aquí ahora mismo!

El sacerdote tomó sus cosas y emprendió el viaje de regreso, mas fue interceptado por el propio Anacleto quien le dijo:

– ¿A dónde cree que va? Si apenas acaba de llegar.

– Recordé que debo de hacer una cosa muy importante, le prometo que vuelvo por la noche.

-¡Miente!, usted es como nosotros que han llegado a San Clemente.

Anacleto tomó un rifle le disparó a Juan directamente en el corazón matándolo al instante. Después, enterró el cadáver en el panteón municipal y se puso esperar la llegada de un nuevo sacerdote.

Fotografías de difuntos

cuentos de terror fotos

El nuevo maestro de fotografía en la escuela de Rubén, tenía ideas muy distintas y poco habituales. En esta ocasión, estaba empeñado en realizar un taller de retratos post mortem. Esta idea de hacer tomas con personas fallecidas no ilusionaba a muchos, pero siendo parte de su calificación, no tuvieron más remedio que acompañarle a la morgue.
Sigue leyendo

Cosa de amigos

cuentos de terror infiernoEse despertar no fue como algún otro que recordara, el olor a azufre raspaba su garganta, y los estruendos del choque de metales se clavaban en su cabeza como taladro en funcionamiento. Recordaba bromas pesadas por parte de sus amigos después de una gran borrachera y estaba seguro que lo había ido a tirar en alguna fábrica.

Se puso de pie con dificultad, la resaca y el ruido no eran buena combinación, ni siquiera le dejaban disfrutar de una visión completa. Sabía que era inútil gritar, ni el mismo podía escuchar su voz en medio de aquel escándalo; además, sus compañeros no arruinarían una broma tan buena saliéndole al paso. Así que no quedaba de otra, que buscar la salida el mismo. Sigue leyendo

Ex-Hospital San José

leyendas de terror hospitalEl Ex hospital San José, ubicado en la comuna de Independencia, ciudad de Santiago de Chile fue abierto en 1872, en plena epidemia de cólera, este destino era el peor para los enfermos, porque significaba solo una cosa: que estaban desahuciados y solo funcionaba como una sala de espera, mientras les llegaba el turno de ir a parar al Cementerio General, del cual solo lo separaba un muro.

Ese lugar que se dispuso aislado de la ciudad para evitar posibles contagios, sirve hoy día para albergar diversas corporaciones, siendo los empleados de estas, quienes reportan las apariciones de doctores, monjas y enfermos, que alguna vez pasaron por el edificio. Sigue leyendo

El Jinete Negro

Leyenda mexicana de El Jinete NegroEste hecho aconteció hace un par de años en una de las casas ubicadas en la Alameda Central, el paseo más antiguo de la Ciudad de México. Que está delimitado al norte por Avenida Hidalgo y al sur por la Avenida Juárez. El dueño don Guillermo se encontraba preocupado por los inquietantes ruidos que lo despertaban noche tras noche, era un hombre tolerante y pudo haberlo pasado por alto si hubiese sido de otra manera, pero aquellos sonidos salían de abajo de su casa, y eso era ya de preocuparse. Sigue leyendo